Imagen Título Servicios en línea
  Inicio / ¿Cómo brindar un servicio de óptima calidad a un ciudadano sordo?
Imagen Decorativa
“Un servicio de la más alta calidad para todos los ciudadanos” es el fin que debe tener el servidor público. A tono con esto y en aras de ejercer un sana administración pública, la Oficina de Servicios Legislativos (OSL) ofreció un taller como parte de la Academia Legislativa titulado: Aprendiendo a escuchar sus manos.

Este lo brindó Francheska I. Rivera, quien tiene una preparación académica muy especializada en este campo, que le permite interpretar tanto en el idioma español como inglés a cabalidad, y hasta cuenta con una Certificación en Señas Sexuales por el Registro de Intérpretes para Sordos, RID por sus siglas en inglés. Al momento, el servicio de intérprete de lenguaje de señas se ofrece no solamente para los grupos o las personas que así lo soliciten con previo aviso en los recorridos que brinda la Oficina de Promoción Turística de la OSL sino que está disponible para asistir a la Asamblea en foros, conversatorios, cumbres así como en reuniones, vistas públicas y toda actividad oficial que un legislador tenga y así lo solicite. El propósito de este taller es que este servicio pueda extenderse a ese momento de vital importancia cuando algún empleado de la Cámara de Representantes como el Senado reciba a un ciudadano sordo.

El taller se enfocó en educar de manera básica sobre el lenguaje de señas para que los empleados puedan saludar y preguntarle al sordo su nombre, lo qué necesita y hacerlo esperar por unos instantes. Esto en lo que contactan a personal específico en la OSL para que la intérprete de lenguaje de señas, Francheska I. Rivera, pueda asistirle directamente. Del mismo modo, los empleados del Capitolio, que asistieron al taller, pudieron conocer la interpretación de los números, los días de la semana y hasta el abecedario en señas por si tuviesen que ejecutarlo y/o entenderlo al recibir a un sordo. El interés principal de la OSL es que exista una convergencia de los servicios entre sí así como con el resto de las áreas y más aún, con las necesidades que tiene la Asamblea Legislativa, redundando en el bienestar de la ciudadanía.
¿Cómo brindar un servicio de óptima calidad a un ciudadano sordo?